DIESEL y gasolina R33, los combustibles que reducen las emisiones de efecto invernadero

Cada vez más vehículos nuevos que salen de las factorías se entregan con combustible ecológico que contribuye a la reducción de la dependencia de los combustibles fósiles para alcanzar los objetivos climáticos

Los objetivos climáticos en Europa contemplan la cada vez menor utilización de combustibles fósiles, con la intención de reducir de este modo las emisiones de CO2. Parte de los esfuerzos de las firmas automovilísticas se centran en acelerar la electrificación de sus nuevos modelos. Pero también se está investigando y desarrollando la creación de nuevos combustibles ecológicos con los que lograr la ansiada neutralidad de emisiones. Estos combustibles R33 reducen las emisiones de CO2 en al menos un 20% en comparación con los combustibles fósiles, y para su utilización no se necesita actualizar el hardware en las estaciones de servicio.

Desde marzo de 2021 las estaciones de servicio de Audi en las factorías de Ingolstadt y Neckarsulm suministran combustible ecológico R33 Blue Diesel. Como complemento, el R33 Blue Gasolina sustituye ahora a la gasolina convencional E10.

El R33 Blue Gasolina y el R33 Blue Diesel constan de un tercio de componentes renovables, basados exclusivamente en materiales residuales y de desecho. Se trata, por lo tanto, de biocombustibles de segunda generación. La parte renovable de la gasolina consiste en un 10% de combustibles oxigenados como el etanol y un 23% de bionafta, que se obtiene de materiales residuales como el talloil, un subproducto de la producción de pasta de papel. El R33 Blue Diesel se compone de un 26% de combustible parafínico renovable, es decir, HVO (aceite vegetal hidrotratado), y un 7% de biodiésel; el 67% restante está compuesto por combustible fósil.

Los combustibles sostenibles R33 Blue reducen las emisiones de CO2 en al menos un 20% en comparación con el gasóleo y la gasolina fósiles en el análisis «well-to-wheel» (del pozo a la rueda), y la cifra va en aumento. Al financiar proyectos medioambientales certificados, los productores de combustible mejoran aún más el impacto medioambiental de los componentes fósiles restantes en los combustibles R33 Blue. Dentro de la estrategia de reducción del efecto global de los gases de efecto invernadero, el uso de este tipo de combustibles es un paso importante hacia el objetivo de Audi de alcanzar la neutralidad de carbono en sus centros de producción para 2025.

El combustible R33 Blue Gasolina cumple la norma DIN EN 228 aplicable a la gasolina, lo que significa que cualquier vehículo homologado para funcionar con gasolina Súper 95 E10 puede utilizarlo.

El R33 Blue Diesel cumple la norma más extendida en la actualidad, la EN 590, por lo que está certificado para todos los vehículos diésel, incluso los más antiguos. Los combustibles R33 son de primera calidad y tienen un efecto positivo sobre la vida útil del motor gracias a su aditivación especial. Ambos han obtenido resultados positivos constantes en pruebas exhaustivas de motores y vehículos; incluso superan la norma EN 228/E10 en parámetros clave como la estabilidad de almacenamiento y el comportamiento de ebullición. Los aditivos de alta calidad también garantizan que estos combustibles renovables sean muy limpios y eviten la corrosión del motor.

Los combustibles R33 se han desarrollado en colaboración con Shell y Bosch. Audi y el Grupo Volkswagen aportan sus conocimientos técnicos para, en colaboración con los fabricantes de aceites minerales y proveedores de energía, garantizar la compatibilidad de los motores existentes con los combustibles renovables, conocidos como reFuels.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *